agesor
. . . . .

Centro Médico Deportivo
Actividades del Diputado Martín Melazzi
Centro Profesionales Mercedes
coopace
edil José Lavista - Partido Nacional
Diputada María Fajardo
Edil Raúl Morossini
Edil Luciano Andriolo Guyman
auto sur mercedes
Proyecto memoria
CarHouse - Mercedes
Mercedes English Centre
kechu fletes
@gesor es de acceso completamente gratuito para nuestros lectores, pero si quieres apoyar nuestro trabajo con un donativo, te damos dos opciones, la primera de un único pago de U$S2 (dolares americanos dos) o la segunda con una suscripción de U$S1 (dolares americanos uno) por mes, la que puedes realizar en pagos mensuales o un pago anual.

El equipo de @gesor agradece desde ya vuestro aporte, el que nos permitirá seguir creciendo y brindando cada vez más contenido.
Pago
Opciones de suscripción
Si quieres colaborar con un monto distinto, por favor contacta con info@agesor.com.uy indicando el monto con el que quieres colaborar y te haremos llegar el formulario de pago.
MonedaCompraVenta
41,25 43,65
0,15 0,61
7,22 9,22
47,52 53,00
El Observador El Pais La Juventud La Diaria La Republica El Telegrafo
.
Síguenos Síguenos Canal Instagram
14 de October del 2022 a las 08:12 -
Tweet about this on Twitter Share on Facebook Share on LinkedIn Pin on Pinterest Email this to someone
“Y no podés ni siquiera ir a la tumba a llevarle una flor”
Así resumió Ramón Gándara la impotencia de los familiares de detenidos desaparecidos. El miércoles 12 de octubre, en el día que su hermana Elba Gándara hubiera estado celebrando 79 años, fue inaugurado un mural que recuerda su figura.
Así resumió Ramón Gándara la impotencia de los familiares de detenidos desaparecidos. El miércoles 12 de octubre, en el día que su hermana Elba Gándara hubiera estado celebrando 79 años, fue inaugurado un mural que recuerda su figura.

Se presentó como  hijo de Valentín Gándara, y Ana Castromán. Ramón Eduardo Gándara Castromán (74 años) rememora los años de su infancia, con lágrimas en los ojos. Su hermana, Elba Gándara, detenida desaparecida en Argentina  en febrero de  1977 ahora es  la figura central del mural que fue pintado frente a su casa, en la sede del Sindicato de INAU.

Ramón Gándara dialogó con @gesor de  esa sensación  que tendrá cada mañana al abrir  la ventana  y ver el retrato de su hermana de la cual se separó siendo un niño y de quien no tuvo noticias hasta muchos años después cuando una  de sus sobrinas  reclamaba por  justicia en  unas imágenes trasmitidas por la televisión.

 

¿Qué recuerdos tiene del Hogar Chopitea cuando era niño? ¿Cuál es el primer recuerdo?

-“Te soy sincero, para mi es como cuando llevas un niño a un lugar donde  se siente cómodo, donde hay diversión, donde  la comunidad de los niños, el compartir los juegos, el deporte, el trato de la gente, la higiene…  para mí fue lo mejor. Todavía recuerdo los dormitorios con unos veladores que eran como unos conejos con luces.  Lo recuerdo hasta ahora que me quedaba mirándolos hasta quedarme dormido.  Y había uno que le teníamos miedo, y no sabíamos qué era. Era un Papá Noel, un viejito con barba blanca.

Si podré tener recuerdos lindos, había una ovejita que los niños andábamos corriendo todo el día; y después se jugaba. Habían hamacas,  rueditas con asientos”.

 

Para un niño de la zona rural era todo un mundo diferente.

-“No, yo no fui  niño de la zona rural. Yo nací en Mercedes, después me llevaron para  una zona rural. Crecí en una zona rural. Fui educado a su manera, como ellos (su familia adoptiva) que eran gente bien, pero un poco… como te podría decir”.

 

A la antigua

-“Sí, a la antigua. Un poco analfabetos. Yo también soy analfabeto. No soy analfabeto total porque Dios me dotó de inteligencia distinta, porque hay aquel que no aprende bien a leer y escribir y se queda en el tiempo.  Yo me aferré a seguir adelante y logré aprender a leer, algo de matemáticas ando. No escribo perfecto pero escribo. Nunca me entregué.

Pero  volviendo al Hogar Chopitea, el que diga que pasa mal yo le digo que es mentira, no sé ahora. A nosotros no nos faltaba comida. Todos los jueves teníamos tallarines.

Acá había un señor que le decían El Dios Verde, don José Salles. Salía a recorrer los comercios y conseguía los tarros de masas María, aquellos cuadrados con un vidrio grandote. Hacía paquetitos  y se venía todos los sábados a darnos un paquetito a cada uno, así fuera cinco masas, pero para nosotros  aquello era una fiesta. Hasta nos traía frutas. Nos traía bananas.

El Hogar Chopitea para  mí fue mi casa.

Tuve la mala suerte que no me pude  criar en mi casa porque. Sé (por qué) pero no lo puedo decir, circunstancias de la vida, como en toda pareja o en todo hogar que a veces  es una montaña de alegrías  y al otro día es una catástrofe. Pero me tocó vivir esta vida, pero para el Hogar Chopitea solo tengo elogios, y los voy a tener toda la vida”.

 

Y por esas peripecias de la vida tuvo que separarse de sus hermanos. ¿Pudo reencontrarse con sus hermanos?

-“Yo me crié en la zona de Cuchilla del Perdido, una zona de campaña con esa familia Clavero Dávila, que tenía un hermano, le digo yo, que era Down. De Cuchilla del Perdido vinimos a la zona de ampliación Larrañaga. Cuando se  vendió ese campo, que yo era un hombre ya, laburador porque lo único que aprendí fue a trabajar y a respetar; y compré en frente a la Casa Cuna, y tuve la suerte en la ciudad de Mercedes de reencontrarme con dos hermanos. Una que estaba adoptada, que llevaba el apellido Sierra, que era Celia Cristina, y la otra era Dilia Gándara de Bages. Dos hermanas que se me fueron, como todos, nacemos para morir, y me gustaría que hubieran estado hoy (en el homenaje que se le realizó a  Elba Gándara). Después tuve la oportunidad de  encontrarme con Francisco, que un señor de acá  estaba en una Peluquería en Buenos Aires y  le dice usted es uruguayo. Yo también, y de dónde sos. De Mercedes. Qué apellido sos: Gándara.

Yo soy González de Mercedes, soy periodista y relator de fútbol. 

¿Y no conocés algún Gándara?

Conozco un Ramón Gándara.

Entonces ahí se armó una comunicación con él. Nos empezamos a cartear. Celia también se agarró a eso, y ella fue a visitarlo a Buenos Aires, y después el vino a Mercedes.

Pero después no supe más porque, pobrecito heredó lo de mi padre, se dio mucho a la bebida. Me comuniqué con una de las hijas, y me dijo que no sabía del padre porque las había abandonado.

Y tuve la oportunidad que Carlos, el mayor Holanda viniera a visitarme, hace dos años”.

 

¿Qué noticias tuvo Elba? ¿Cómo se enteró de triste historia que tuvo que pasar  y todo lo que tuvo que sufrir?

-“Te acordás cuando empezaron a hacer aquellos juicios contra el gobierno argentino (se refiere al Juicio a la Junta Militar argentina,  en el año 1985,  durante el gobierno de Raúl Alfonsín), la hija de Elba, la más chica salió en la televisión diciendo busco a mi madre. Cuando me entero de eso voy a la Emisora para que se comuniquen con el Canal 8 que había dado la noticia, para que le dijeran que acá había familiares de Elba.  Entonces ella vino a casa y ahí nos empezamos a conectar.  Con los años apareció la otra hija, Silvina”.

Son hechos que pasaron hace 40 años  pero me supongo que para ustedes la familia es algo que está muy presente.

-“Imaginate  vos  tener una hermana desaparecida. Los otros días se lo dije a una señora y me quedó mirando que vos ves ese cuadro pintado acá, y la impotencia  de esa sangre que corre por las venas, pero no la podés abrazar. Y no podés ni siquiera ir a la tumba a llevarle una flor. Esa es la impotencia que te queda”.

 

Pero ahora cuando se levante a la mañana  va a poder ser  a su hermana.

-“Y de qué forma la voy a ver. Porque  voy a abrir los ojos  y abro la ventana y lo primero que  veo es a ella. Mi dormitorio es ahí (dice señalando hacia la vereda de enfrente). Está bien eso. Te va a mover un tiempo, pero después si te la llegan a quitar es como que te  falta algo. Porque tener la imagen de alguien que es tu sangre creo que es bastante reconfortante para todos”.

Gándara





(2309)

A los lectores de @gesor que realizan comentarios, en particular a quienes ingresan en la condición de incógnito, no se molesten en hacer comentarios ya no son publicados debido a que no dejan registro de IP ante eventual denuncia de alguna persona que se sienta dañada por ellos.
Igualmente reiteramos lo que hemos escrito en anteriores oportunidades, que pueden referirse con la dureza que se entienda pertinente pero siempre dentro del respeto general y no discriminando ni agraviando, o con expresiones que de alguna manera inciten a la violencia. Los comentarios son una herramienta maravillosa que debemos preservar entre todos.

Quiere comentar esta noticia?

* Campos obligatorios
* Nombre:
* Correo Electrónico:
* Comentario:
* Caracteres

AGESOR - Soriano - Uruguay // (todos los derechos reservados )

powered by: Daniel Castro 2022
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux