agesor
. . . . .

Provision Crosi - compra en nuestra web
Actividades del Diputado Martín Melazzi
Centro Profesionales Mercedes
coopace
CarHouse - Mercedes
edil José Lavista - Partido Nacional
Diputada María Fajardo
Edil Raúl Morossini
kechu fletes
@gesor es de acceso completamente gratuito para nuestros lectores, pero si quieres apoyar nuestro trabajo con un donativo, te damos dos opciones, la primera de un único pago de U$S2 (dolares americanos dos) o la segunda con una suscripción de U$S1 (dolares americanos uno) por mes, la que puedes realizar en pagos mensuales o un pago anual.

El equipo de @gesor agradece desde ya vuestro aporte, el que nos permitirá seguir creciendo y brindando cada vez más contenido.
Pago
Opciones de suscripción
Si quieres colaborar con un monto distinto, por favor contacta con info@agesor.com.uy indicando el monto con el que quieres colaborar y te haremos llegar el formulario de pago.
MonedaCompraVenta
41,25 43,65
0,15 0,61
7,22 9,22
47,52 53,00
El Observador El Pais La Juventud La Diaria La Republica El Telegrafo
.
Síguenos Síguenos Canal Instagram
29 de January del 2022 a las 11:19 -
Tweet about this on Twitter Share on Facebook Share on LinkedIn Pin on Pinterest Email this to someone
Like / Me gusta
Vivimos la era del “Mike”, la era del “Me gusta”.
Vivimos la era del “Mike”, la era del “Me gusta”.

(Escribe  prof. Alejandro Carreño T.)  Hay personas a las que les gustan algunas cosas. Hay otras, a las que les gustan muchas cosas. Pero hay un tercer grupo al que le gustan todas las cosas. Lo que sea. Si las democracias fuesen como este grupo, sería evidentemente más justa y solidaria. Menos discriminadora y más tolerante. ¿Cómo llamar a estas personas que son felices gustándoles cualquier cosa?

No lo sé. Pero deben ser muy especiales, porque viven el mundo del “Like”. Son la cofradía del “Like” en las redes sociales, sobre todo en Facebook, donde el “Me gusta” es su tarjeta de presentación. La sociedad del “Like” merece un estudio psicológico, sociológico y cultural, para comprender los procesos interiores que los reúnen en situaciones tan diversas unidas por el “Me gusta”.

Un rápido recorrido por Facebook, por ejemplo, nos depara con hombres y mujeres ansiosos por entregar su opinión a través de la mágica frasecita. Una especie de necesidad misteriosa y brutal por mostrarse en las redes sociales con un clic de ratón. Una especie de grito contenido, gutural, que se libera con un “Like” que atropella: ¡Aquí estoy yo!

Es curioso, pero observando con más atención, se percibe que muchos nombres se repiten. Es como una crisis colectiva de impulsos reprimidos que los hace ir desde una empresa de salud a otra de alimentos; desde una cervecera a otra de entretención; desde una entidad bancaria a otra que vende de todo. Publicidad gratuita para todas ellas de los fanáticos feligreses del “Like”.

Otro día, este mismo grupo de feligreses del “Me gusta”, se trasladará desde una industria del calzado a otra de comida rápida; desde una cadena hotelera a otra de farmacias. Desde una clínica de salud a un cementerio privado con tumbas con vista a la laguna. No importa de qué se trate. Pero “mi Like” tiene que estar presente para sentirme vivo. Útil a la sociedad.

No me refiero, por cierto, al “Me gusta” que se le da al amigo, muchas veces por compasión o afecto virtual, que espera con rigurosidad de monje tibetano que todas sus publicaciones les sean reverenciadas con la frase del siglo XXI, sinónimo de amistad sincera de su amigo virtual al que nunca verá, pero que lo siente leal y profundo en la intensidad de su “Like”.

Por lo mismo, no llama la atención que aquellas fotografías y aquellos videos que sí son un aporte para la cultura social, que entregan rica, y a veces sorprendente información sobre arte, filosofía, historia, literatura, música, matemáticas y ciencias, se encuentren en la más sola de las soledades o cosa parecida. Ellas no forman parte del itinerario de estos feligreses virtuales.

Los “Like” brillan por su ausencia. Estas páginas no venden nada, no sanan a nadie y tampoco entierran a nadie. No son, por lo tanto del interés de la exigente cofradía del “Me gusta”. Pero sirven de contrapunto para contrarrestar la estética decadente que esta cohorte “del todo me gusta”, hizo de Facebook. Pero seguro de que es gente buena, con algunas gotitas de soledad o de  vanidad.

Felices con esta enfermedad del “Like” todas las cadenas de supermercados, todas las cadenas de comida rápida y todas las cadenas de cuánta cosa haya para vender, porque tienen un público cautivo que las publicita a rabiar, sin importarle ni mucho ni poco el abuso que diariamente cometen con él. El público del “Me gusta” es fiel, todo lo perdona, y no le incomoda ser expoliado.

Vivimos la era del “Mike”, la era del “Me gusta”. Es bueno escribirlo en los dos idiomas, porque capaz que esta gente sea bilingüe.



(464)

A los lectores de @gesor que realizan comentarios, en particular a quienes ingresan en la condición de incógnito, no se molesten en hacer comentarios ya no son publicados debido a que no dejan registro de IP ante eventual denuncia de alguna persona que se sienta dañada por ellos.
Igualmente reiteramos lo que hemos escrito en anteriores oportunidades, que pueden referirse con la dureza que se entienda pertinente pero siempre dentro del respeto general y no discriminando ni agraviando, o con expresiones que de alguna manera inciten a la violencia. Los comentarios son una herramienta maravillosa que debemos preservar entre todos.

Quiere comentar esta noticia?

* Campos obligatorios
* Nombre:
* Correo Electrónico:
* Comentario:
* Caracteres

AGESOR - Soriano - Uruguay // (todos los derechos reservados )

powered by: Daniel Castro 2022
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux