agesor
. . . . .

@gesor es de acceso completamente gratuito para nuestros lectores, pero si quieres apoyar nuestro trabajo con un donativo, te damos dos opciones, la primera de un único pago de U$S2 (dolares americanos dos) o la segunda con una suscripción de U$S1 (dolares americanos uno) por mes, la que puedes realizar en pagos mensuales o un pago anual.

El equipo de @gesor agradece desde ya vuestro aporte, el que nos permitirá seguir creciendo y brindando cada vez más contenido.
Pago
Opciones de suscripción
Si quieres colaborar con un monto distinto, por favor contacta con info@agesor.com.uy indicando el monto con el que quieres colaborar y te haremos llegar el formulario de pago.
Carniceria La Invernada
coopace
CarHouse - Mercedes
MonedaCompraVenta
42,00 44,40
0,25 0,77
7,75 9,74
44,39 49,47
El Observador El Pais La Juventud La Diaria La Republica El Telegrafo
.
Síguenos Síguenos Canal Instagram
RADIOS
Espacio FM
del hum FM
.
.
12 de April del 2020 a las 10:26 -
Tweet about this on Twitter Share on Facebook Share on LinkedIn Pin on Pinterest Email this to someone
¿Deberían reducirse los salarios del sector público para financiar la respuesta al nuevo coronavirus?
La crisis provocada por la COVID-19 ha subrayado la importancia de tener instituciones públicas eficaces para proteger las vidas y los medios de subsistencia de las personas. 
La crisis provocada por la COVID-19 ha subrayado la importancia de tener instituciones públicas eficaces para proteger las vidas y los medios de subsistencia de las personas. 

Un artículo del   Especialista superior en el sector público Zahid Hasnain  publicado en el  último  boletín del  Banco Mundial analiza el impacto que tendrá  en la economía de los países  la reducción salarial  aplicada al sector público para paliar la crisis provocada por el Coronavirus covid-19. Un camino que ha  iniciado  nuestro país,  al crear el Fondo Coronavirus. En dicho artículo  Hasnain    reflexiona  sobre sobre la medida seguida por  Brasil y Uruguay que aplicaron rebajas salariales a los funcionarios públicos, opinando que es contraproducente y que “los Gobiernos deberían redistribuir a los actuales funcionarios, reducir la burocracia para permitir el teletrabajo y reorganizar las tareas y responsabilidades en vez de imponer recortes y despidos”.

Compartimos a continuación dicho artículo:

 

¿Deberían reducirse los salarios del sector público para financiar la respuesta al nuevo coronavirus?

 

Los Gobiernos de todo el mundo están adoptando medidas financieras de emergencia para respaldar su respuesta a la pandemia de COVID-19. Una pregunta que ha surgido en los debates sobre políticas es: ¿la partida de sueldos del sector público, que representa alrededor del 8 % del PIB y el 30 % de los gastos gubernamentales a nivel mundial, debería reducirse para financiar en parte esta respuesta de emergencia? Los Gobiernos de Brasil y Uruguay, por ejemplo, están estudiando disminuir los salarios del sector público, y en Montenegro se ha suspendido el pago de algunas prestaciones que reciben los funcionarios públicos. ¿Es esto una buena idea?

 

En diversos países, los trabajadores públicos son un grupo privilegiado. Tienen protecciones laborales, y en promedio reciben salarios un 20 % superiores a los que ganan su pares en el sector privado (i). Por lo tanto, resulta tentador para los encargados de formular las políticas y el público en general pensar que los trabajadores públicos tienen que sacrificarse por el bien común. Sin embargo, esa decisión debería fundamentarse en las consideraciones siguientes.

 

En primer lugar, el sector público es un empleador importante, y proteger todos los trabajos, tanto públicos como privados, es una prioridad en este momento.  El Banco Mundial estima que en el mundo los empleados del sector público representan alrededor del 15 % del total de trabajadores y el 30 % de los trabajadores asalariados (i). Cualquier recorte en los empleos o los salarios de una parte tan grande de la fuerza laboral generará un impacto significativo. La partida de sueldos del sector público es una medida contracíclica natural que debería mantenerse. La prima salarial del sector público está también sesgada contra las mujeres y los trabajadores menos cualificados; por tanto, los recortes salariales de forma generalizada tendrán repercusiones desproporcionadas en grupos que necesitan mayor protección.

 

En segundo lugar, los funcionarios públicos prestan una gran parte de servicios esenciales para responder a las crisis en la primera línea.  Por ejemplo, según datos del Banco Mundial, aproximadamente el 30 % de los trabajadores públicos corresponde a profesores y el 12 % a personal sanitario en 10 países de América Latina. En la misma región, casi la mitad de los médicos trabaja en el sector público. Si además se consideran los ingenieros, policías, funcionarios de bienestar, funcionarios fiscales, trabajadores de las empresas de servicios públicos y trabajadores de extensión agrícola, se pueden presentar argumentos de peso para entregar una remuneración adicional a estos empleados (en vez de recortes de salarios o prestaciones) con el fin de que sigan trabajando horas extras y proporcionen los servicios que se necesitan con urgencia.

 

En tercer lugar, cuando los países enfrentan una escasez crítica de personal esencial para responder a la crisis, los Gobiernos deberían redistribuir a los actuales funcionarios, reducir la burocracia para permitir el teletrabajo y reorganizar las tareas y responsabilidades en vez de imponer recortes y despidos.  Desafortunadamente, muchos Gobiernos no cuentan con sistemas de datos y tecnología, la flexibilidad en las reglas de recursos humanos o la coordinación para redistribuir su personal en un periodo breve. Esta situación exige tener una estrategia de «no causar perjuicios» en el corto plazo, con el objetivo de crear capacidad institucional para responder a tales emergencias a mediano y largo plazo.

 

Por último, una reducción del personal del sector público durante la crisis podría impedir el proceso de recuperación posterior a la crisis (en términos económicos y en otros indicadores sociales).  En muchos servicios y funciones, especialmente en la educación, se tendrá que compensar el tiempo perdido y se necesitará un mayor apoyo y una mayor gestión para hacerlo con eficacia. Sabemos también a partir de crisis fiscales pasadas que las medidas de corto plazo, como los recortes de personal y remuneraciones, crean distorsiones a largo plazo en el empleo y los salarios del sector público dado que no cambian los incentivos políticos y burocráticos subyacentes.

 

La crisis provocada por la COVID-19 ha subrayado la importancia de tener instituciones públicas eficaces para proteger las vidas y los medios de subsistencia de las personas.  Además, ha expuesto de manera dramática y trágica vulnerabilidades existentes en la capacidad del Estado, tanto en los países de ingreso alto como en los países de ingreso bajo. Después de que se supere la pandemia de COVID-19, es probable que muchos países tendrán que hacer reformas importantes en el sector público para poder gestionar mejor la próxima crisis.

 

Zahid Hasnain

Especialista superior en el sector público



(745)

A los lectores de @gesor que realizan comentarios, en particular a quienes ingresan en la condición de incógnito, no se molesten en hacer comentarios ya no son publicados debido a que no dejan registro de IP ante eventual denuncia de alguna persona que se sienta dañada por ellos.
Igualmente reiteramos lo que hemos escrito en anteriores oportunidades, que pueden referirse con la dureza que se entienda pertinente pero siempre dentro del respeto general y no discriminando ni agraviando, o con expresiones que de alguna manera inciten a la violencia. Los comentarios son una herramienta maravillosa que debemos preservar entre todos.

Quiere comentar esta noticia?

* Campos obligatorios
* Nombre:
* Correo Electrónico:
* Comentario:
* Caracteres

AGESOR - Soriano - Uruguay // (todos los derechos reservados )

powered by: Daniel Castro 2020